El día de ayer salió a la luz la noticia en la que se señala al defensa mexicano Rafael Márquez como prestanombres del presunto narcotraficante Raúl Flores, en una lista publicada por el departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

A pesar de lo grave de las acusaciones, el zaguero del Atlas organizó una rueda de prensa en las instalaciones de Colomos en la ciudad de Guadalajara para dar a conocer su postura, una acción tan básica como necesaria ya que esta situación compromete peligrosamente su reputación.

En la citada rueda de prensa, se observa a un Rafa Márquez con un semblante que expresaba preocupación y nerviosismo, lucía física y mentalmente cansado.

Su vestimenta fue un recurso importante ya que necesitaba proyectar una imagen relajada y accesible. Colores a tono y en combinación con su tono de piel, ojos y cabello.

La primera parte de su estrategia fue dar un discurso leído, lo que le ayudó a relajarse más al no tener contacto visual directamente con el público, sin embargo, le faltó hacer énfasis en puntos clave de su discurso.

En esta primer fotografía hay un detalle que me llama la atención: la postura ligeramente encogida de hombros, lo hace ver como si se sintiera culpable.

Foto La Última Palabra, Fox Sports.

El sudor también se hizo evidente y era motivo de incomodidad; el no ejercer demasiada presión al tomar el micrófono, demostraba que no sentía con mucha fortaleza para hablar.

Foto La Última Palabra, Fox Sports.

En la segunda parte de su discurso, tuvo un gran acierto al compartir un mensaje verbal en el que era necesario tener contacto visual con el público, sin embargo, la postura encogida de hombros no la cambió.

Foto La Última Palabra, Fox Sports.

Asegurar que Rafa Márquez es inocente o culpable a través de lo analizado, todavía no es posible. Hay aproximaciones y elementos que llaman mi atención como la postura de los hombros encogidos, sin embargo, aún faltan varios elementos.

 

Ya veremos en las próximas apariciones públicas si su lenguaje corporal se inclina más hacia alguno de los dos lados.

Post anteriorTu hijo puede ser un crack

Deja un Comentario