En el futbol nada está escrito. Contrario a lo que parezca, las inversiones millonarias en jugadores y entrenadores de lujo no siempre garantizan campeonatos y cuándo no se consiguen es cuando más se debe aprender.

Leicester city, un equipo sencillo de Inglaterra, el cual hace unos años se encontraba batallando por permanecer en la máxima división, acaba de conseguir lo que parecía imposible para muchos: el título.

Pero, justamente hablando de lecciones, ¿Qué nos enseñó este equipo con este gran logro?

 

  1. Reconocer tus fortalezas

No hay equipos pequeños. Leicester explotó sus fortalezas y nunca se sintió menos que los monstruos del Manchester city, Manchester united, Chelsea o Arsenal.

 

  1. Humildad

Como madre de todas sus virtudes. Ofrecer tu mejor y genuina versión con base en el trabajo y preparación, les aseguró resultados.

 

  1. Todos somos iguales

Desde el presidente hasta los jugadores reservas, el dueño los premió con un Mercedes y dinero más fichas para el casino. ¡Qué manera de reconocer el esfuerzo!

 

  1. Encontrar motivación en las cosas más simples

Claudio Ranieri encontró cómo motivar a sus jugadores para llegar más lejos. Invitarles pizza por evitar recibir gol en cada partido, fue uno de los incentivos que los catapultó para conseguir grandes cosas.

 

  1. Trabajo en equipo

Michael Jordan afirmaba que el talento gana juegos pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos. Esta frase justamente resume lo que fue el Leicester esta temporada

 

5 puntos, 5 lecciones de aprendizaje que nos enseñan que en el futbol encontrar la motivación en las cosas más esenciales, son determinantes para construir una historia más allá del poder económico de un club o medir la efectividad de una campaña marketing deportivo.

 

¿Qué otra lección o lecciones crees que nos haya dejado este campeón?

Post anteriorEl liderazgo y desarrollo de habilidades en el entrenador de futbol Siguiente postAprender de la vergüenza

Deja un Comentario