Estimado Aquivaldo:

No tengo el gusto de conocerte pero desde que llegaste a México he estado al pendiente de tu carrera. Me imagino que no te ha sido fácil llegar a donde has llegado, luchar y sacrificar tantas cosas por hacerte de un nombre dentro del futbol.

Soy consultor en imagen deportiva y asesoro a varios deportistas en el posicionamiento, comunicación y solución de conflictos en sus carreras con un sinfín de herramientas.

Después de leer la carta que el día de ayer te elaboró un despacho de abogados con relación a tu supuesta paternidad, me inquieta saber que no tienes un “plan de crisis” para salvaguardar tu imagen, tu reputación, es decir, el nombre que tanto trabajo te ha costado construir.

No soy nadie para juzgarte por tus hechos pero como figura pública que eres, quiero decirte que no te creo. Conozco el ambiente de los futbolistas, sus puntos fuertes y débiles y éste hecho en el que de alguna manera ya estás “embarrado” tienes que manejarlo con total honestidad y credibilidad.

Un futbolista como tú no sólo vive de jugar futbol, o de sus triunfos y éxitos, también de lo que ha construido en su trayectoria profesional y del ejemplo que es para otros.

Éste escándalo debilita mucho tu imagen, tu reputación y tu credibilidad como futbolista y persona. En estos casos siempre será mejor reconocer tus errores a mantener una verdad poco creíble.

Te invito a que pienses en lo siguiente:

Si se te llegará a comprobar que eres papá de un niño que tuviste fuera del matrimonio, quedarás como un mentiroso. Habrás engañado a tu esposa, hijos y a la gente que cree en ti, eso es muy difícil de recuperar.

Mide el impacto de tus palabras y hechos. Siempre será mejor que aceptes las cosas a cargar con la culpa toda tu vida.

Hazlo por ti, por tu familia y por la gente que cree en ti y está cansada de ver cómo se caen sus ídolos por escándalos mal manejados.

Atentamente,

Eric Olavarrieta
Consultor en imagen deportiva
Identidad deportiva

Post anteriorLa imagen de Fidel Kuri y los Tiburones rojos del Veracruz Siguiente postEl reto para los atletas que estarán en Rio 2016

Deja un Comentario