Hace unos días recibí la grandiosa oportunidad de asistir a una visoría con la selección mexicana de futbol, uno de mis objetivos en mi carrera como futbolista profesional.

Desde que iba en camino al Centro de Alto Rendimiento (CAR), mi corazón latía cada vez más que me acercaba al lugar. Al llegar ahí tuve una explosión de alegría y mis ansias por jugar futbol y mostrarme como lo que soy, eran inmensas.

Fuente: miseleccion.mx

Fuimos cerca de 500 participantes las que nos probamos ese día, mujeres de todas partes del país que demostramos gran calidad en nuestro estilo de juego, por lo que sabía que no iba a ser fácil ganarme un lugar para representar a mi país, sin embargo, confiaba muchísimo en mis capacidades y talento.

Cuando tocó el turno de probarme, busqué proyectarme como algo más que una competidora. Mi determinación, liderazgo, temperamento, carácter, confianza y perseverancia fueron vitales para mostrar la mejor versión de mi, de María Fernanda Cruz.

Fuente: miseleccion.mx

Lamentablemente no pude obtener un lugar en la selección pero eso no me desmotiva a seguir luchando y alcanzar mis sueños. Sé que algún día lo conseguiré, así que no me desespero.

Dentro de los aprendizajes que obtuve de esta experiencia son aspectos a mejorar en lo físico y mejorar mis habilidades futbolísticas, así como darme cuenta cuáles han sido mis aciertos.

Leonardo Cuéllar, responsable del Programa de futbol femenil de la Federación Mexicana de Futbol, mencionó que el resultado de ésta visoría fue bueno para las futuras generaciones en todas las categorías, por lo que habrá una competencia cada vez más fuerte… a mi esto me motiva esto a seguir trabajando y esforzándome, espero seguir contando con todo su apoyo como siempre.

Post anteriorLa experiencia europea de la futbolista mexicana María Fernanda Cruz Siguiente post“Sentir a México en el pensar y actuar para la paz mundial"

Deja un Comentario