El mundial llegó a su fin y con ello la coronación de Alemania, un premio justo, desde mi óptica, al trabajo, disciplina y continuidad en un proyecto que cada vez más daba avisos de campeón. 

Los alemanes tienen la etiqueta de ser un equipo frío, cuadrado, un grupo de jugadores poco emotivo que no demuestra su carisma y está empeñado en mostrar un rostro duro.

Sin embargo, aunque está percepción sea en parte cierta, antes y durante la pasada justa deportiva en Brasil, el equipo alemán desarrolló una serie de acciones y compromisos que hacen ver distinta su imagen deportiva, las cuales son:

1. 6 meses antes del inicio del mundial, construyeron en Bahia –su lugar de concentración- un hotel, un centro de salud, un campo de futbol y pavimentaron caminos, contratando únicamente trabajadores brasileños.

2. Durante el mundial, los jugadores socializaron con la gente del lugar donde se  concentraron, acudiendo con ellos a la ciudad y a la playa, además de organizarles un festival grande, visitar los poblados cercanos y donar 10 000 euros para comprarles una ambulancia, así como usar las playeras de los equipos brasileños y cantar su himno.

3. Cuando ganaban un partido, varios jugadores tuvieron el gran gesto de acercarse a algunos jugadores a consolarlos y a animarlos.

4. Después de derrotar a Brasil 7-1 en la semifinal ofrecieron disculpas y, a través de redes sociales, agradecieron a todo el país su hospitalidad.

5. Se fueron de Brasil dejando todo lo que construyeron y sus instalaciones serán convertidas en escuelas públicas para la gente pobre.

Estas cinco acciones no solamente demuestran su enorme calidad humana si no también dejan en evidencia que en el futbol también caben las buenas maneras, el respeto y la responsabilidad social sin necesidad de sentirse obligado.

No cabe duda que los alemanes no solamente fueron campeones en la cancha desplegando el mejor futbol del torneo, si no que también fueron los campeones en imagen deportiva.

 

Post anteriorLa imagen de Luis Suárez un riesgo para la imagen del Barcelona Siguiente postCarta a los aficionados mexicanos

Deja un Comentario