Finalmente después de mucha especulación, el día de hoy se anunció la contratación de Luis Suárez como nuevo jugador blaugrana.

De inmediato la noticia me cuestionó sobre el por qué el Barcelona se afana en contratar riesgos con jugadores cuya imagen no es congruente con sus valores, filosofía y normas de conducta.

Este hecho me dejó la sensación de un desafortunado mensaje que envía la directiva del Barça al priorizar lo “rimbombante” de la contratación y la venta de portadas de periódicos por encima de la reputación del club, un error que podría costarle el puesto a alguno o varios de ellos.

Por eso, los riesgos de imagen para el Barcelona con la contratación de Suárez que veo son:

1. Luis ha demostrado que no puede controlar sus arranques de ira, por lo que es un volado decir que el jugador mejorará o cambiará sus actitudes.

2. Ya no son congruentes ni creíbles las disculpas de Suárez. Se le ha hecho una costumbre “perder la cabeza” y pedir perdón.

3. Si los jugadores del club representan la esperanza y son ídolos de miles de niños en todo el mundo, Suárez, por ahora, representa un mal ejemplo.

4. Las multas económicas y partidos de suspensión que se llevaría Suárez que desde luego también afectaría el juego del Barcelona.

5. El vestidor. Suárez buscará ser protagonista en un club donde también persiguen lo mismo Neymar y Messi. Un capricho de alguno de los tres le afectaría a todo vestidor.

Si el Barcelona, desde ya, trabaja con un plan de manejo de crisis en el que desarrolle mensajes de comunicación considerando qué decir y hacer en el inmediato, corto, mediano y largo con relación al manejo de imagen de Suárez, el fuego estaría controlado, pero para eso hay que ser mal pensados y considerar los peores comportamientos de su nuevo jugador para que después no lo tomen por sorpresa.

Urge cambiar las prioridades y sacrificar lo mediático por lo adecuado. Repito, si el Barcelona se enfocara más en estudiar antes el perfil e imagen de sus jugadores sería coherente con sus valores, filosofía y normas de conducta.

Post anteriorLa imagen del bombardero alemán Siguiente postLa imagen del campeón del mundo

Deja un Comentario