Es alto y delgado. De apariencia frágil y rápidos reflejos. Sencillo y trabajador. Una identidad deportiva tica que en Holanda ha dado sus mejores flores.

Bryan Ruiz es una personalidad a quien le gusta dinamizar en el corte de cabello, mutando de un estilo más rebelde a uno moderno, con el que envía mensajes de cambio y de renovación a sus compatriotas.

Fuera del terreno de juego, el estilo de vestimenta de Bryan comunica accesibilidad y amistad. Generalmente las prendas que usa lo “exhiben” como un jugador que no es complicado para vestir, manteniendo, sobretodo, una apariencia jovial.

El rasgo que más destaca de la imagen de Ruiz es su mirada, aquella con la que expresa tranquilidad y mesura mientras da sus puntos de vista con los medios de comunicación.

El lenguaje corporal en esta entrevista, http://www.youtube.com/watch?v=zUWszUhUWCY, revela que es un jugador que recuerda experiencias y se proyecta con seguridad, pero minutos más tarde la convierte en dudas cuando mira por segundos hacia el piso.

En esa misma entrevista, se observa que su discurso, generalmente, está preparado para saber qué decir y refleja la intención de posicionar sus mensajes principales como unión de grupo y fortalezas:

“Totalmente, creo que el equipo tiene muchas fortalezas, hay mucha unión de grupo, eso es importante y lo mostramos en la segunda mitad principalmente”

Él es Bryan Ruiz, el tulipán tico, una identidad deportiva que está dispuesta a cambiar la cara del futbol de su país en el mundial de Brasil.

Post anteriorLa imagen del gentleman japonés Siguiente postLa imagen del “inmigrante” capitán suizo

Deja un Comentario