Un emperador de la tierra del sol naciente que aterrizó en Manchester para demostrar que puede ser como Oliver Atom de los supercampeones.

Sus ojos se empequeñecen aún más cuando la alegría lo invade y no puede ocultarla en su rostro ovaldo. Shinji Kagawa es una identidad deportiva que enseña que los buenos modales no son exclusivos de los gentlemen ingleses.

El mediocampista japonés refleja con su vestimenta y reloj, mensajes como juventud, cercanía y amistad. Estas actitudes le ayudan a hacerse más de socios que enemigos, lo cual beneficia en la construcción de su imagen y en sus aspiraciones de crecimiento profesional.

Esta forma de ser tranquila le hace ver de bajo perfil y poco liderazgo, razones que pueden relegarlo a la banca y quitarle minutos que podrían consolidarlo y catapultarlo a otros niveles.

Su comunicación no verbal refleja que es un jugador sencillo y humilde pero al inclinar la cabeza luce sumiso, mueve el pie en señal de ansiedad y cruza los dedos y juega con los dedos en señal de nervios.

A través de su palabras y con un tono rápido para armar conversacines, nos deja ver que es un jugador aterrizado, realista y consciente de sus capacidades:

“No soy una persona perfecta. Estoy en el mundo de ganar o perder, y no puedo siempre ganar… estoy en apuros ya que no he marcado gol en los últimos seis meses”

Shinji Kagawa es una identidad deportiva que, como los supercampeones, quiere guiar a su selección para llegar las finales del mundial de Brasil.

Post anteriorLa imagen del guerrero espartano Siguiente postLa imagen del tulipán tico

Deja un Comentario