Como jugador profesional, es importante que estés consciente que tu carrera no solamente depende de tus resultados deportivos. Todo lo que dices, no dices, haces, dejas de hacer, tu comportamiento dentro y fuera de la cancha, así como en espacios públicos, influye también en tus resultados, lo cual conforma tu imagen deportiva.

La imagen deportiva es la opinión que tienen directivos y personal de club donde juegas, así como aficionados, periodistas y patrocinadores acerca de ti.

Si decides no trabajar en tu imagen deportiva, hay malas noticias. Los riesgos son desastrosos. Recuerda que todo comunica, TODO, al grado que tu carrera deportiva la puedes llevar a los más altos niveles de aceptación y confianza o a la ruina.

Tu imagen deportiva es asunto serio, no debe caer en manos de amigos, familiares o personas que no son especialistas. Un consultor profesional te ayudará a organizar y construir tu imagen deportiva con base en objetivos y un ambicioso plan el cual te beneficiará así:

1. Hacer las cosas diferente para posicionarte mejor y más rápido en un medio donde muchos hacen y dicen lo mismo
2. Manejar mejor situaciones que pudieran llegar a comprometer tu carrera
3. Conducirte de manera adecuada y con confianza con autoridades, directivos, medios de comunicación, etc.
4. Consolidar tu reputación elevando tu popularidad
5. Administrar mejor tus finanzas personales
6. Desarrollar estrategias de responsabilidad social en la que proyectes un rostro humano, no solamente la del jugador, y reflejes más rasgos de tu personalidad
7. Saber qué y cómo decir las cosas antes y después de un partido
8. Construir mejores mensajes de comunicación para entrevistas y conferencias de prensa

Si esto aún no te convence, entonces, piensa cómo te gustaría ser recordado el resto de tu vida. Es mejor construir algo hoy, en el presente, y vivir con satisfacción, que darse cuenta años más tarde que pudiste haber hecho algo por tu imagen y vivas frustrado por no haberlo logrado.

Post anterior¿Qué es el Coaching deportivo? Siguiente postLa imagen más ruda e intensa del futbol

Deja un Comentario