Vivimos en una era globalizada y que cada vez tiene más presencia en medios digitales. Todo lo que escribimos deja evidencia y refleja aspectos positivos de nuestra personalidad como profesionalismo, confianza, congruencia, humilidad, apertura, y negativos como soberbia, descuido, pérdida de credibilidad, entre otros, de ahí lo importante que es cuidar la ortografía y redacción de los mensajes que se publican en plataformas digitales.

Hace un año, aproximadamente, observé un error de ortografía en un mensaje publicado por la cuenta de twitter de la Federación Mexicana de Futbol (@FEMEXFUTOFICIAL), y al retuitar esta falta y hacerles ver que estos errores son perjudiciales para su imagen, lo único que recibí es un BLOCK de su parte.

Quizá mi actitud ante este hecho no fue del agrado de su community manager, pero ya como para bloquearme se me hace una exageración. Hay que tener mucho cuidado con estas actitudes como responsables de medios digitales.

Cuando se está construyendo una imagen digital en diferentes medios es posible que se cometan algunos errores, quizá la mayoría involuntarios. Si una o más personas (seguidores) se toman el tiempo de hacernos ver la falla es conveniente agradecer de manera particular o general la corrección que nos hacen, si no lo hacemos entonces estaremos dejando una impresión de soberbia y nula autocrítica que golpea la imagen digital.

Pero cuando los errores ortográficos o de redacción son constantes, entonces, hay que ponerse a pensar que las recurrentes faltas están arruinando la imagen digital así como la reputación de la empresa o institución.

Por eso hay que tener mucho cuidado con los perfiles de contratación de los community managers. Ahorrarse unos pesos puede resultar peor y más cuando los objetivos, metas y expectativas en estos temas son altos.

Una gran opción para evitar estos costosos errores es capacitar permanentemente a los responsables de estas herramientas, a través de certificaciones en medios digitales, las cuales ayudarán a guiarlos cuidadosamente en el desarrollo de esas estrategias y a transmitir la imagen que se desea.

Post anteriorLa imagen de Luis Suárez Siguiente postLa imagen deportiva con rostro de niño

Deja un Comentario