Imperturbable, frío, indiferente pero cumplidor del deber. Un argelino hecho a la francesa que juega en Madrid. Una imagen deportiva que brilla, según, su estado de ánimo.

“Monsieur” Benzema es un jugador con talento y características únicas en el mundo futbolístico. No hay jugador que se parezca a él por su forma de jugar y por su personalidad, en la cual hay elementos positivos como negativos, los cuales influyen mucho en su actitud y comunicación no verbal.

En su lenguaje corporal se observa a un Karim tímido, amenazado y ansioso, tres características que le restan puntos a su imagen.

En su estilo de vestimenta refleja rebeldía, espontaneidad, libertad y originalidad con los que pretende romper estereotipos, verse diferente. Esta es una gran ventaja para él, ya que pocos futbolistas se atreven a marcar tendencia en un medio en el que copiar es una constante.

Otro elemento que destaca en su imagen es la versatilidad en los peinados y en la barba, pero al cambiarlos en poco tiempo, da la impresión de no encontrar una identidad sólida en la cual se sienta cómodo.

La gran oportunidad en la imagen deportiva de Benzema está en encontrar la constancia de su apariencia personal y equilibrarla con su intermitencia emocional. Ser un jugador de constrastes, de partidos buenos o malos, impacta en sus resultados y no permite que se consolide como figura.

De cara al mundial de Brasil 2014, Karim Benzema busca reposicionar su estilo y liderazgo para regresar a la selección francesa a los primeros planos, de no hacerlo, gran parte de la responsabilidad caerá en sus hombros.

Post anteriorRecomendaciones de cuellos, nudos de corbatas, blusas y escotes Siguiente postLos 23

Deja un Comentario