Un club preocupado por su imagen y reputación deportiva cuida todos los detalles, hasta el más mínimo por insignificante que parezca.

La vestimenta de los jugadores de un club comunica todo acerca de él, su identidad, valores, historia y reputación. Ponerse de acuerdo en el mensaje que hay que proyectar va mucho más allá de ser rígido e imponer reglas que, quizá, a no todos guste y/o compartan.

Pero en el futbol siempre hay excepciones. Y pocos clubes, como el Barcelona, en este caso, son los que se atreven a marcar esa excepción al homologar la imagen de sus individuos con la de la institución y definir su protocolo de vestimenta, sus “reglas de juego” en el terreno de la apariencia personal.

El traje formal del Barça transmite accesibilidad y cercanía tanto en su combinación de colores como en la respuesta psicológica que nos provoca, además luce elegante y le da más seriedad a la situación.

La combinación casual nos deja ver a un Barça mucho más relajado en su estilo y cómodo en su accionar. No es un estilo rígido impuesto en lo absoluto ya que, como vemos, los jugadores pueden hacer uso de otros accesorios que no sean los de esta combinación pero sin hacer modificaciones tan extremas.

El conjunto más deportivo de todos, los pants, obviamente, nos revelan que los jugadores acaban de entrenar y se trasladarán a otro lugar a hacer lo mismo de manera inmediata, sin embargo, muestran respeto también por el buen uso de esta prenda.

Es así como estos tres conjuntos cuidan la imagen deportiva y el prestigio de una institución que logra la admiración de sus aficionados y algunos no aficionados, que siempre está en nuestras mentes y de la cual siempre se habla.

Tus acciones, más que tus palabras, demuestran tu grandeza traducida en trajes, camisas de algodón o de mezclilla, corbatas, sacos sport, jeans, zapatos de agujeta, mocasines, entre otros.

Por eso el cuidado de los detalles, definir y respetar tu imagen te catapulta a otro nivel. No solamente es asunto de caprichos o seguir modas sin sentido, todo tiene un mensaje que comunicar.

Post anterior¿Por qué contar con un consultor en imagen deportiva en el Mundial de Brasil 2014? Siguiente postEl hombre con la máscara de la derrota

Deja un Comentario