Un futbolista elige la imagen que desea tener. Puede ser por circunstancias, conveniencia o porque tiene mayor conciencia del tema.

Es totalmente cierto que dentro de la gran cantidad de futbolistas que hay, no todos logran trascender a niveles de popularidad, fama e ingresos. Esto no es lo máximo a lo que debe aspirar un deportista. La imagen puede llevarlo mucho más lejos de lo que él cree.

Es necesario que primeramente el futbolista distinga entre lo que cree y quiere de si mismo. Un ejercicio de autoanálisis y un estudio que le ayude a obtener la percepción de la gente con la que tiene más contacto, por ejemplo, entrenador, cuerpo técnico, presidente, compañeros de equipo, prensa, familiares, amigos y aficionados es una herramienta de gran ayuda.

Cuándo en estos términos realmente dimensiona el potencial que puede tener su imagen, y que va más allá de aparecer en campañas de publicidad y marketing, el futbolista se convierte en un estratega de si mismo en un ambiente en donde muchos de visten igual, dicen lo mismo, se comportan de la misma manera, es decir, un ambiente en donde todos son iguales.

Lo más recomendable es actuar con base en lo que es uno, es decir, de manera natural. Fingir una personalidad quizá sea creíble durante algún tiempo pero después se puede caer todo y las consecuencias pueden fatales en la percepción de éxito que busca tener.

Una vez que se reconoce como una persona con un perfil determinado, entonces, es recomendable comenzar a actuar y poner en práctica la estrategia de imagen que se ha planteado, la cual funcionará en la medida que se comprometa a seguirla y mantenerse fiel a ella.

Hay futbolistas que con base en su personalidad y una estrategia han construido su imagen, posiblemente unos con más éxito que otros. Los siguientes ejemplos, con diferentes tipos de personalidad, comparten características que hacen que sean percibidos:

1. Cercanos:

Javier “Chicharito” Hernández
Giovanni Dos Santos
Didier Drogba

2. Discretos

José de Jesús Corona
Xavi Hernández
Andrés Iniesta

3. Egocéntricos

Cristiano Ronaldo
Neymar
Cuahtémoc Blanco

4. Odiados

Wayne Rooney
Zlatan Ibrahimovic
Mario Balotelli

5. Amados

Lionel Messi
Iker Casillas
Ronaldinho

6. Mediáticos

David Beckham
Samuel Eto´o
Guillermo Ochoa

Lo anterior no quiere decir que unos tengan mejor imagen que los otros. Eso finalmente es un asunto de percepción, sin embargo, los anteriores casos tienen que ver más con la efectividad de los mensajes que su imagen proyecta y que los hace creíbles a largo plazo.

La construcción de la imagen del futbolista depende un 50% de lo que él hace, dice y actúa en un corto, mediano y largo plazo, y un 50% de lo que la gente dice sobre él.

Si el futbolista realmente sabe lo que quiere y se lo cree, puede hacer de su imagen un activo muy rentable que le beneficiará en el futuro.

Post anteriorJürgen Klopp´s image vs. Jupp Heynckes´s image -face to face- Siguiente postHow can a player can build his image?

Deja un Comentario